Movimiento by Manolo Echegaray

De pronto, el paisaje comenzó a moverse, de derecha a izquierda; pasaban árboles, arbustos, veía el campo y todo era cada vez más rápido, tanto, que ni tratando de seguir lo que veía, conseguía fijarlo…

Se maravilló primero, se asombró luego y se aburrió después. Todo era muy rápido. Entonces, se acomodó en el asiento del auto y dejó de mirar por la ventanilla.

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s