¡ME OPONGO!

¡

Era su constante. No solamente no estaba de acuerdo con nada, sino que se oponía a todo. Decisión firme. “Nada de medias tintas ni memeces”, decía.

Su problema era que se oponía a la vida, pero también a la muerte. Finalmente, y con la pistola en la mano, cuando se iba a pegar un tiro en la cabeza por su oposición a la vida, su oposición a la muerte le hizo bajar el arma y seguir viviendo.

“Dudo, luego existo”, se dijo a sí mismo con alivio. “Bueno, sigo existiendo”, corrigió.

Manolo Echegaray.

Imagen: https://www.freepik.es

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s