«¡ESTOS MIS CABELLICOS,MAIRE,UNO A UNO SE LOS LLEVA EL AIRE…!»*

El peine no mentía. Cada vez más inútil, traía entre sus dientes algún cabello solitario, de esos que se iban para no volver y dejaban cada vez más amplia una calva que le producía vergüenza, porque delataba una edad que él siempre se empecinó en negar …

Recordaba su época de “hippie”, cuando llevaba el pelo largo, camisa de colores y andaba sin zapatos. Tiempos de fumar marihuana solo de vez en cuando, porque se mareaba y no se divertía …

Recordaba sobre todo eso, que tenía mucho pelo y le llegaba hasta los hombros, por eso la vincha y la “cola de caballo”, y es que era “hippie”, pero no un desastre; lo de ir sin zapatos era por pura comodidad y se andaba lavando los pies cada vez que llegaba a su casa, donde su “maire” –madre- lo recibía, meneando la cabeza…

Eran solamente recuerdos, en esta época de calvicie galopante y que iba a dejar pronto la cabeza como una bola de billar. Para peor, su apellido: apellidaba Villar.

*Nota: Uso como título, la frase que, Francisco Carvajal, dicen, se puso a canturrear, conservando su característico humor, cuando su ejército de rebeldes, se desbandó en la batalla de Jaquijahuana (cerca del Cuzco), pasándose al campo realista, del virrey La Gasca”.

Información: Wikipedia.

Manolo Echegaray.

Imagen: https://es.123rf.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s