Putin: Rusia, los oligarcas y Yeltsin by j re crivello

Rusia y el sistema de los oligarcas nació asi. Lo único que no cambió fue el KGV y Putin -j re

Yeltsin camina rígido y con su olfato particular para las decisiones importantes, sabe refugiarse cada cierto tiempo en su dacha, está en las afueras de Moscú y conserva un cierto aire de la URSS previa a Stalin. Los papeles le caen de su mesa y se desparraman por el suelo. Lleva encerrado tres días, y bebe vodka sin parar. Levanta un informe y lo deja en el sillón, habla con voz entrecortada de entregar las empresas estatales al pueblo ruso mediante vales. Y masculla en voz alta:

¡Esta mierda acabara en manos de los poderosos! Y para eso… —agrega,  ¡llevamos años metidos en el reino de la nomenklatura! (1) Su labio reseco absorbe agua de una marca francesa. Luego mira por la ventana. Rusia era un paquete lleno de inútiles recuerdos, debía echar fuera aquella pesada maquinaria que hundía en el fango a su país. Entre ellos a Gorbachov y sus sueños de la URSS, una maquinaria pestilente y burocrática que solo sabían decir “Okey”; como si fueran su graciosa Majestad. A Gorvachov, ¡le agarraría por las pelotas en el Parlamento! En cuando menos se diera cuenta, crearía la verdadera esencia:

¡Rusia! Y con el caerían millones de mentiras, de odios ancestrales. La maquinaria de esa casta en la que ambos habían nacido, se iría por el retrete. Pero le asaltaba una duda: ¿qué harán con los vales los rusos? Pudo calcular que muchos lo venderían, o le prenderían fuego. Aquella montaña de papel hablaba de monopolios lentos, sin inversión, con recursos ingentes, pero necesitados del apetito voraz de los que deseaban ser dueños del pastel. Marcó un número y llamo a su barbero. Se sentó en una especie de palangana que estaba allí desde Stalin, a quien en su época de mayor gloria, le gustaba parecer el dueño de la furia y estirarse frente a otro barbero, donde imaginaba su poder. Hizo lo mismo pero se quitó la camisa. Una camiseta blanca fuera del pantalón y unas ojeras de varios días de vivir en una nube, le daban un aire de muerto en vida. Su barbero, con un claro acento checheno, de los que parten de las fosas nasales y bajan a la boca para emitir gruñidos parecidos al sube y baja, pregunto:

—¿Le hago la barba? O… el cabello también. Su mano derecha revoloteo y le inclino hacia atrás como imaginando una autorización. La batea hizo ruido y se estiro hasta dejar un hombretón largo con una suave barriga. Mientras le ponía espuma –Yeltsin preguntó:

—Si te dieran vodka ¿beberías?

—Si, presidente

—Y si te dieran un papel por 10.000 rublos, pero que dijera que eres dueño de una parte de la alguna de las empresas de este país ¿Qué harías?

—Las vendería

—Y… ¿Qué harías con el dinero?

—Me lo gastaría en ropa, ahorro y vodka. La hoja silenciosa de la maquinilla arraso la mitad de la barba, luego la otra mitad. Una toalla caliente le cubrió casi toda la cara. El presidente se mantuvo quieto, pero tramaba el fin de la URSS. Al destaparle dijo:

—Y… ¿si se acabara la URSS y Rusia le sustituyera como país? (2)

—La amada Rusia sería una potencia –respondió el barbero, que era más bien alto para su profesión y con un cabello rizado que le daba un aire de surcos intensos que se abrían desde el centro hacia los lados –y continúo-, las mujeres bailarían y los hombres acabaríamos con el vodka.

— ¿Sin sexo? –preguntó Yeltsin directamente. El barbero perplejo por entrar en un terreno del cual los anteriores que ocuparon su lugar debían mantener una cierta discreción sino perdían el puesto, se atrevió a decir:

—Con sexo beberíamos menos vodka. Pero la URSS lleva 50 años… presidente, ¡es imposible que ese yugo desaparezca!

— ¡Le cortare de cuajo! –dijo Yeltsin

—Y… ¿qué será de nuestro presidente Gorvachov y su panda de amiguetes? Su barbero ya caminaba por un terreno peligroso, pero Yeltsin se sentía comodo.

—Se quedaran sin puesto, y sin máquina de mentiras. Yeltsin estaba casi listo. Su peluquero le pasó crema por la cara, parecía otro. Luego le acerco una camisa limpia. A los pocos minutos vestía un traje gris brillante. El barbero pudo verle salir por la puerta camino del Parlamento (3).

Notas

(1)El sistema de vales en Rusia “Posteriormente, la privatización de las empresas del estado dio a muchos de los que se habían enriquecida a principios de los 90 una oportunidad para convertir su dinero en acciones de empresas privatizadas. El gobierno de Yeltsin esperaba utilizar la privatización para ampliar tanto como fuera posible su posesión de acciones de antiguas empresas propiedad del estado, consiguiendo así soporte político para su gobierno y sus reformas.

El gobierno utilizó un sistema de vales gratis como medio para dar un impulso inicial a la privatización en masa. Pero esto también permitió a la gente comprar acciones en empresas privatizadas con dinero en efectivo. El gobierno acabó con la fase de privatización de vales y comenzó la privatización de efectivo, ideando un programa que pensó que aceleraría la privatización y al mismo tiempo le daría un dinero en efectivo que necesitaba mucho.

Según el plan, que rápidamente pasó a ser conocido en Occidente como «préstamos por acciones», el régimen de Yeltsin subastaba paquetes sustanciales de acciones de algunas de sus empresas más deseables, como las de energíatelecomunicaciones y metalurgia como avales de préstamos bancarios.

En el intercambio de préstamos, Yeltsin entregó muchas veces activos valiosos. Según los términos de los acuerdos, si el gobierno de Yeltsin no devolvía los préstamos en septiembre de 1996, el prestamista pasaría a ser propietario del título y podía revenderlo o adquirir una posición equivalente en la empresa. Fuente Wickipedia

(2)El día que desapareció la URSS: “El 25 de diciembre de 1991 Gorbachov, cediendo ante lo inevitable, dimitió como presidente de la URSS, declarando la presidencia extinguida y traspasando sus poderes restantes al presidente de Rusia, asumiendo ésta los compromisos y la representación internacional del desaparecido Estado. Fuente Wickipedia

(3)Sesion del Parlamento en que Yeltsin interviene en presencia del discurso de Gorvachov Año 1991

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s